Cirugías Oftalmológicas

Cirugía de Pterigión

Cirugía de Pterigión

Se observa como una carnosidad y es más frecuente en personas mayores.

El Pterigión es una lesión benigna (no cancerosa) de la superficie ocular. Es una lesión que se caracteriza por crecimiento centrípeto ( hacia el centro de la córnea) de la conjuntiva y es producido  por una degeneración elastótica de este tejido. Se puede presentar de forma unilateral o bilateral y puede aparecer el la porción nasal( zona interna) o temporal ( zona externa) de la conjuntiva.

Existen otras lesiones que pueden ser muy parecidas al  pterigio, pero que  pueden corresponder a lesiones tumorales benignas o malignas y que deben ser diagnosticadas por el oftalmólogo.

 

¿Cuales son los síntomas del Pterigión

El paciente con pterigio puede evidenciar una carnosidad en los ojos a nivel de la conjuntiva (membrana que rodea la córnea) y de la córnea. Con estas lesiones se presenta un enrojecimiento ocular que se hace más severo con la exposición al sol o ambientes secos y que puede estar acompañado de otras molestias como sensación de cuerpo extraño o de "basura en el ojo", ardor ocular, sensación de arenilla y dolor tipo punzada.

Cuando el pterigio crece mucho y avanza sobre la córnea puede generar astigmatismos y además obstruir el eje visual  comprometiendo la  agudeza visual.

 

¿Cuál es la causa del Pterigión?

Su origen es controvertido pero la teoría más aceptada es que el pterigio es causado por la exposición crónica a la radiación solar (rayos ultravioleta). Es por ello que esta patología ocular es mucho más frecuente en los países ubicados en la zona ecuatorial.   Además puede estar asociada a una predisposición genética de las personas que lo desarrollan.

Por esa razón puede ser más frecuente en conductores, agricultores, ganaderos, campesinos, pescadores, etc.

 

¿A qué edad se presenta esta enfermedad?

La frecuencia de presentación aumenta con la edad, pero es más frecuente en la población entre los 20 y los 50 años, principalmente en los hombres.  Es un trastorno muy poco común en niños.

Esta lesión usualmente es más agresiva y congestiva en jóvenes, puede llegar a tener diferente tamaño, del cual dependerá su sintomatología

 

¿Cómo se trata el Pterigión?

Cambiar a una actividad que alivie la exposición crónica del ojo a la radiación solar, mejorar los síntomas y reducir los episodios de inflamación.

Se debe evitar la aplicación de tratamientos empíricos como miel, gotas de limón en los ojos o cualquier sustancia que no tenga una formulación adecuada y controlada por un oftalmólogo.  El manejo irresponsable de los ungüentos, colirios y otras sustancias, pueden llegar a generar efectos dañinos al ojo o sobreinfecciones.

Cuando el pterigio es muy sintomático, de un tamaño considerable o cuando produce una alteración estética evidente, puede extirparse con cirugía.

El tratamiento definitivo siempre es quirúrgico.  La técnica quirúrgica de la extirpación del pterigio  con  plastia de conjuntiva( Injerto de conjuntiva) ofrece muy buenos resultados, con recidivas inferiores del 3% en buenas manos.

Existen distintas técnicas de cirugía con las cuales se puede extirpar y reconstruir la superficie ocular; algunas de ellas, las más sencillas, aumentan el riesgo de recidiva (reaparición del pterigión más adelante y de forma más agresiva), por lo que es recomendable que su cirujano tenga una preparación adecuada para mejorar los porcentajes de éxito.

El procedimiento quirúrgico se realiza con anestesia local, es de corta duración y genera una incapacidad laboral de pocos días, pudiendo realizar las actividades cotidianas sin mayores problemas.

 

¿Cómo protegernos?

Utilizando anteojos con  protección de filtros antisolares (filtros UV) para evitar la radiación ultravioleta. Estos filtros se pueden utilizar en las gafas con fórmula o en gafas oscuras sin fórmula. Es recomendable adquirir las gafas en lugares confiables y garantizados.

Es necesario también, evitar condiciones ambientales contaminadas, secas o polvorienteas, así como la apliación irregular o desordenada de medicamentos o de sustancias extrañas.



Está aquí: Inicio Servicios Cirugías Oftalmológicas Tumores - Resección y biopsia