Información para Pacientes

Innovar....Mas alla de la competencia

Si hay algo importante en la vida que nos ayuda a crecer, es la innovación y es elemento muy importante para individuos y empresarios en el camino de aprender y comprender esta dimensión, que ayuda a maximizar las oportunidades y a minimizar los riesgos.

La competencia es hoy la vorágine de la envidia y la carga de celos patológicos que ciega en los líderes la visión para crear demanda sin arrebatar clientes y a movernos para gestar estrategias de mercado novedosas que nos posicionen como distintos. El afán del dinero y las extravagancias por ostentación no son caminos de crecimiento incluyentes. La megalomanía y el egocentrismo de líderes excluyentes, generan resultados malsanos hasta para la propia salud del individuo y castran en la familia laboral los deseos de integración y la voluntad de apoyo a futuros desarrollos. Dan tristeza las empresas excluyentes: los dueños crecen en dinero y para los de abajo: nada. Esto gesta individualismo defensivo en las bases. Crecer dañando o engañando a los competidores no da transparencia en los actos o negocios y resulta a la postre ominoso: “El que como palma crece, como coco cae”. No busquemos ser los únicos, hay comida para todos. Busquemos dentro de la franja de costos del mercado estar entre los mejores y aplicando aditivos como sello de diferencia en calidad, calidez y profesionalismo, que nos den un plus por el servicio prestado.

Los invito a leer el “bestseller” de Chan Kim y Mauborgne publicado por Harvard Business School, “La estrategia del océano Azul”, que da herramientas y esquemas analíticos para salir de la antropofagia de los “océanos rojos” en los que la sangre corre. Los azules invitan a buscar iniciativas novedosas que nos saquen del montón y nos permitan crear futuro desde el presente, fijando metas y servicios no existentes o superiores. No crezcamos a lo santandereano.... dañando a los demás. La competencia es un sano instrumento de crecimiento que, manejado con decencia, no permite que lleguemos a la antropofagia. El poder es efímero y “mientras unos suben otros bajan”; y ya abajo, reconstruir sobre cenizas, sin amigos, bancos y familia… mmm, difícil. Se necesita “Humildad” ante sí, los compañeros y la sociedad. Sembrar en el presente dejará una huella al menos ejemplar para futuras generaciones. “Ningún hombre es más que otro, venimos sin nada y así nos vamos”

Está aquí: Inicio Para Pacientes Artículos de Interes Obama y Cuba...50% aplaude, 50% rechaza